1. Home
  2. »
  3. Sin categoría
  4. »
  5. «Elizabet», el hurón en peligro de extinción que ha sido clonado

«Elizabet», el hurón en peligro de extinción que ha sido clonado

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Elizabeth Ann nació y se está criando en una instalación para hurones de patas negras del Servicio de Pesca y Vida Silvestre en Fort Collins, Colorado.

Ella es una copia genética de un hurón llamado Willa que murió en 1988 y cuyos restos fueron congelados en los primeros días de la tecnología del ADN.

La clonación eventualmente podría traer de vuelta especies extintas como la paloma migratoria. Por ahora, la técnica es prometedora para ayudar a especies en peligro de extinción, incluido un caballo salvaje mongol que fue clonado y nació el verano pasado en una instalación de Texas.

Ben Novak, científico principal de Revive & Restore, una organización de conservación sin fines de lucro centrada en la biotecnología que coordinó las clonaciones de hurón y caballo, señaló: “La biotecnología y los datos genómicos realmente pueden marcar la diferencia en el terreno con los esfuerzos de conservación”.

Los hurones de patas negras son un tipo de comadreja que se reconoce fácilmente por las marcas de ojos oscuros que se asemejan a la máscara de un ladrón. Carismáticos y nocturnos, se alimentan exclusivamente de perros de la pradera mientras viven en medio de las a veces vastas colonias de madrigueras de roedores.

Incluso antes de la clonación, los hurones de patas negras eran una historia de éxito en la conservación.

Se pensaba que estaban extintos, víctimas de la pérdida de hábitat cuando los ganaderos disparaban y envenenaban a las colonias de perros de la pradera que hacían que los pastizales fueran menos aptos para el ganado, hasta que un perro del rancho llamado Shep trajo a uno muerto a su casa en Wyoming en 1981.

Los científicos reunieron la población restante para un programa de cría en cautiverio que ha liberado miles de hurones en docenas de sitios en el oeste de Estados Unidos, Canadá y México desde la década de 1990.

La falta de diversidad genética evita un riesgo continuo. Todos los hurones reintroducidos hasta ahora son descendientes de solo siete animales estrechamente relacionados, similitud genética que hace que hoy sean potencialmente susceptibles a parásitos intestinales y enfermedades como la peste selvática.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas