1. Home
  2. »
  3. Actualidad
  4. »
  5. Inundaciones asesinas en Brasil «como resultado del cambio climático»: 150 muertes en tres meses

Inundaciones asesinas en Brasil «como resultado del cambio climático»: 150 muertes en tres meses

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Aguas de Março» («La pioggia di marzo») es una hermosa canción brasileña cantada a principios de los 70 del siglo pasado por Elis Regina y Tom Jobim. Dos monstruos sagrados de la música brasileña. Sin embargo, un poco menos de medio siglo después, hay poco que alegrar en esas partes, considerando las 150 personas muertas o dispersas por las fuertes lluvias, sólo en estos tres primeros meses de 2020, dentro de tres estados de Brasil.

¿Colinas empinadas sin el drenaje necesario; casas construidas sin interrupción entre los edificios; y condiciones de higiene inexistentes? En varios casos es todo cierto. Pero estas no son las principales causas de lo que está sucediendo en muchas partes de la nación brasileña.

De Sao Paulo a Río de Janeiro, las lluvias más intensas en 30 años. Los científicos están divididos en cuanto a la relación entre los eventos extremos y el cambio climático. Para algunos, son sólo «típicos fenómenos de verano».
La razón, en todo caso, es el cambio climático.

Los propios científicos lo dicen – en un artículo publicado en The Guardian – señalando que los deslizamientos de tierra, las fuertes lluvias e inundaciones, prácticamente los eventos de lluvia más extremos, se deben al calentamiento global, que ha aumentado dramáticamente en los últimos 30 años.


Y, por si fuera poco, los propios científicos, como Tercio Ambrizzi, profesor de climatología de la Universidad de São Paulo, advierten: «Estas catástrofes podrían convertirse en la nueva normalidad. Según datos del Instituto Nacional de Meteorología del Brasil (Inmet), una estación meteorológica de Río de Janeiro registró 134 lluvias extremas de 1960 a 1990, y 221 de 1990 a 2020; mientras que otra estación meteorológica de Sao Paulo informó de 15, de 1960 a 1990, y 44 desde entonces hasta hoy.

¿»Estas catástrofes»? Podrían convertirse en la nueva normalidad». Cubos de hormigón en las ciudades y el calentamiento global: algo no cuadra.

  • En los datos reportados por el periódico británico, leemos que, en los tres estados brasileños de Sao Paulo, Río de Janeiro y Belo Horizonte, el nivel de lluvia – ahora considerado «mortal» en estas partes – ha alcanzado más de una vez, en 24 horas, entre 80 y 100 milímetros.
  • Por supuesto, además del cambio climático, el crecimiento exponencial y sobre todo desordenado de los metros cúbicos de las ciudades ha hecho el resto. Y no son sólo las favelas las que se ven afectadas por el fenómeno de las inundaciones: en Guarujà, por ejemplo, una ciudad a unos treinta kilómetros de São Paulo, hace unos diez días, cayeron hasta 282 milímetros de lluvia en sólo 12 horas: más que el total de las lluvias previstas para todo el mes de marzo.

Lluvia, barro y cadáveres

  • Y lo que ocurrió en la aldea de João Guarda, el pasado 3 de marzo, raya lo improbable: un terrible deslizamiento de tierra, causado por la lluvia incesante, terminó enterrando docenas de casas y matando a dieciocho personas. «Nunca he visto tanta lluvia»,
  • dijo Rafael Soares, un trabajador de una fábrica de neumáticos cercana que se despertó en medio de la noche con el ruido ensordecedor del deslizamiento de tierra, al que sobrevivió. «Todo lo que vi fue tierra, barro y gente llorando: cavamos toda la noche buscando a los que habían sido enterrados vivos.

El miedo de los científicos

Unos días antes, cinco personas habían muerto por las fuertes lluvias que cayeron sobre Río de Janeiro, y una persona se había ahogado después de que la favela de Acari, al norte de Río, quedara completamente enterrada por la inundación.

  • «Los ancianos de la favela nos hablan de otras inundaciones ocurridas en los años 70, pero nunca han visto nada parecido», dijo Bruna Aguiar, activista del colectivo Fala Akari. Mientras tanto, Tercio Ambrizzi y otros científicos expertos en la materia hicieron un balance de la situación en una publicación de los Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York:
  • «Estos episodios pueden deberse a la variabilidad del clima – septiembre y octubre fueron meses muy secos – pero bien podrían estar relacionados con el calentamiento global y el fenómeno de la urbanización salvaje.

Entre la negación y la resignación

Vade retro calentamiento global, para escuchar la opinión de otro grupo de científicos, del «Instituto de Investigación Espacial» de Brasil, según el cual: «Las lluvias son un fenómeno típico del verano, y se deben a un cruce de bajas presiones causadas por la convergencia de la humedad entre el Amazonas y el Océano Atlántico tropical».

No sólo: siempre después de estos expertos negadores, «no todo el noreste se ha caracterizado por las fuertes lluvias; otras zonas, de hecho, han tenido una sequía muy prolongada». Sin duda, el informe meteorológico (de la guerra) es realmente inquietante: con 59 personas arrastradas por las inundaciones en el estado de Minas Gerais; y otras 13 víctimas en Belo Horizonte, donde se registraron 935 milímetros de lluvia en enero. Lo suficiente para empujar a Carlos Nobre, uno de los principales climatólogos de Brasil,

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas